miércoles, 11 de noviembre de 2009

Deseo

Este relato es diferente al de Los malditos, pero tenía que publicarlo. Alba, de Letras y Escenas, me dio la idea con una entrada muy interesante que publicó en su blog.

Ya diréis qué os parece ;)



Carlos estaba solo en su habitación. Tenía la música a todo volumen. No le preocupaba molestar, porque sus padres se habían ido a pasar el fin de semana a la playa, y no tenía esos odiosos vecinos que cada dos por tres te molestaban con sus triquiñuelas, porque, de hecho, la casa más cercana a la suya estaba a doscientos metros, y a esa distancia no había nada por qué preocuparse.

A lo que iba, el chico, de cuerpo escultural, músculos trabajados no en exceso en el gimnasio, alto, guapo, pelo castaño, ojos oscuros y piel morena, estaba tumbado en su cama, sin hacer nada sino pensar. ¿Y en qué pensaba?, os preguntaréis. Pues en esos ojos grises que le volvían loco, en ese pelo rubio que quería peinar con sus dedos, en ese rostro suave que quería acariciar con sus manos, y en esos labios finos que deseaba con ansias besar. Suspiró; lo que daría por escuchar su voz en ese momento…

Sonó el teléfono de casa. Cogió el inalámbrico que tenía encima del escritorio.

-¿Diga?

-Hola Carlos, soy Ángel. ¿Te apetece ir a tomar algo?

El joven sonrió, y su corazón empezó a palpitar con fuerza. Era él, y quería quedar con él.

-Claro.

5 comentarios:

Anabel Botella dijo...

Un relato que habla de la homosexualidad es estupendo. Ya leí la entrada de alba, y me pareció muy buena idea. Es una realidad que se introduce poco a poco en nuestro día a día. ;)

Leinad24 dijo...

Yo creo en cambio que es una realidad instalada desde hace tiempo, pero por mucho que no se mire, o se mira a otro lado, lo que se vé aunque te autoconvenzas, no es real.
Muy buen relato

Lisa dijo...

Me ha gustado mucho, no se leen por allí muchas hisorias románticas entre dos hombres (o dos mujeres).
Me ha gustado mucho.
Besos :)

Sora dijo...

Sinceramente es un relato muy tierno, que si bien hoy en día la homosexualidad es algo normal, me ha sorprendido que pensara en un chico.

Cuídate!

Sora

Euforia dijo...

Me ha encantado. Comparto tus hobbies! me encanta leer y escribir! Me ha parecido genial que escribieras sbre la homosexualidad. es el primer relato de este tipo que leo, y me parece estupendo!
Te invito a mi palacio de cristal, donde habitan los sueños de cristal. :)