lunes, 13 de julio de 2009

Todo cambia

La vida cambia, y a veces lo hace en segundos. Puedes estar de lo más feliz por algo o alguien, y al medio minuto las lágrimas sustituyen esa magnífica sonrisa que ha brillado en tu rostro durante los días anteriores, ¡o durante esa mismísima mañana!
Las cosas cambian, la vida cambia, y sólo nos queda conformarnos con lo que vendrá y esperar que el futuro nos haga olvidar todo lo desagradable; o quizás no olvidarlo, pero sí suavizarlo.


---------------------------------------------------------------------------------------

Uf, y yo pensaba que terminando los exámenes tendría más tiempo para escribir, pero resulta que es todo lo contrario! Trabajo todo el día, y por la noche estoy súper cansada... Y los fines de semana lo paso fuera de casa, así que....

Intentaré pasarme tan seguidamente como pueda.

Un abrazo*

6 comentarios:

Deigar dijo...

La vida es un sinfin de futuros inesperados, no se sabe que pasara.

Lastima que no te vas a pasar mucho por aqui.

Saludos. Nos leemos

.L Grrrl. dijo...

Me ha encantado la frase final, viene de maravilla para una persona rencorosa como yo, xDD.
Un besiño, :).

Omega dijo...

Verdades como puños aunque puedan doler. Sólo te ha faltado decir que uno mismo cambia.

Un abrazo,

Omega

Sidel dijo...

Bueno no te preocupes! también hay que vivir un poco, jejeje. Disfruta de la vida, por que es muy cierto que todo cambia, aprovecha el momento, CARPE DIEM!!!!BESOS.

Proyecto de Escritora dijo...

Yo te diría que intentes ver el lado positivo de todo, todo cambia, pero esos cambios son necesarios para avanzar como persona. Y los cambios tanb repentinos se suavizan con la edad.
Besos y espero verte por aqui mas de lo que nos cuentas ;)

besos!!

Carla dijo...

La vida cambia.. La gente cambia y, al fín y al cabo, nosotros también lo hacemos aunque no nos demos cuenta.

Llegará un dia en que no sabrás ni que estás haciendo aquí ni quienes son tus amigos. Y a veces, la única solución es escuchar tú música y entrar en tu mundo irreal donde solo existe lo que te apetece. Es la única forma de encontrarte a tu mismo, de ser, almenos, un poco feliz.